El Arbol de la Vida (by michaselah)

Me soñaste

Me soñaste dios

Soñaste como practico el recto caminar

y aprendo a arodillarme

Me soñaste mas hermoso de lo que soy ahora

mas feliz de que me atrevo a ser

mas libre de que esta permitido aqui

No dejes de soñarme dios

no quiero dejar de recordarme

de ser tu arbol

plantado en los arroyos

de la vida

(Dorothee Sölle, Du hast mich geträumt/Traducido por michaselah)

Llegar a ser

En la vida no se trata de ser religioso, sino de llegar a ser religioso.

No se trata der ser sano, sino de llegar a ser sano.

No se trata de ser, sino de llegar a ser.

La vida no es calma, sino un ejercicio.

Todavia no lo somos, pero si llegamos a serlo.

Todavia no esta hecho, todavia no sucedio, pero esta en marcha y proceso.

No se trata del fin, se trata del camino.

Todavia no brilla todo, pero todo se purifica.

(Martin Luther, Das christliche Leben ist nicht fromm sein, sondern fromm werden/Traducido por michaselah)

 

El bambú japonés


No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se impacienta frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas: ¡Crece, por favor!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad,
no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años.“

(Una perlita que hace tiempo encontré en las profundidades del espacio virtual)