Cuando el miercoles por la noche sacaron el ultimo minero y por trigésima y tercera vez sonó el alarma y el “CHI-CHI-CHI-LE-LE-LE”, parecío que  la alegría y el alivío por un instante se apoderó del mundo entero. Supongo que recien en esta noche, por primera vez despues del milagro de Pentecostes, la palabra “milagro” se podia escuchar y leer en tantos diferentes idiomas atraves de radios, televisores y diarios. Y lo que pasó fue un milagro, sin duda. Algo mal pensado y peor hecho por hombres fijados en su propio bien, podria haber terminado en una catástrofe – sumandose a aquellas que suelen pasar a menudo. Pero ese mal milagrosamente se convertío en bien para que haya 33 vidas de cuales podrán resultar tantos nuevos futuros (otra vez me acuerdo de Genesis 50,20).

¿Y ahora? El ultimo apaga las luces y ya ‘ta?

La respuesta esta en las palabras que el ultimo minero rescatado Luis Urzúa dijó al  servirle (a lo mejor no tan simbolicamente como podria parecer) el turno al ministro de Minería Golborne:

Que esto no se vuelva a repetir!

La palabra “esto” es una piedrita apuntada hacía el ojo de un Goliat. En Chile como en tantos otros paises latinoamericanos y tambien de otros continentes, se acomodó una Mega-Minería que trata de extraer los recursos minerales de la tierra de manera mas rapida y mas economica. Aunque en la mayoría de los casos no se trata de minas de oro, los recursos minerales extraidos en el mercado internacional valen oro y por eso no extraña que las empresas de Mega-Minería padecen de fiebre de oro, exigiendo cada vez mas a sus mineros que – comperando sus sueldos con las ganancias  de las empresas – se puede considerar esclavos. A estas empresas les hubiera convenido si el ultimo hubiera apagado las luces y ya ‘ta, pero no. Al servirle el turno al Ministro de Minería Luis Urzúa dejó en claro que ahora le toca a la politica ponerle frenos a la Mega-Minería, exigiendole (y a si misma tambien) a curarse del fiebre de oro que tanto mal ya causó en la historía humana.

Pero esta piedrita a lo mejor no solo fue apuntado hacia el ojo del Goliat llamado Mega-Minería, sino tambien a los miles de ojos de los medios internacioles. Obvio que gracias a ellos cada un@ de nosotr@s podia seguir a lo que algun@s llamaron el “Reality de los mineros”, compartiendo asi el llanto, las angustias, las risas , las esperanzas, la alegria, el sufrimiento y los sentimientos mas intimos de los familiares. Para los medios internacionales esta mina en 69 dias se convirtío en una mina de oro porque cada pepita (digo minero) que fue sacada tiene un valor mercantil muy alto, que al pulirlo y trabajarlo a la pepita (digo otra vez minero) en entrevistas exclusivas y shows especiales se aumentará aun mas. Si el “esto” fue apuntado hacia esa “Mega-Minería”, Luis Urzúa nos sirvío el turno tambien a nosotr@s con el pedido, que esto no se vuelva a repetir. Porque como tod@s sabemos, el valor mercantil se basa en oferta y demanda.