Pequeños guerreros del conurbano

que sacan pececitos del agua negro con sus manos

y andan por los campos de plastico como tigres

respiran humo, para – de a poco – ¿fortalecerse o morirse?